Posts by Dama-Oscura

    haré una fiesta el 31 de octubre, tu sabes, con telas de araña, calabaza y mounstros y pues yo quería saber... como decirlo, si tu, pued bueno, quisieras... en fin ¿cuanto me cobras por pararte en la entrada?

    CAPÍTULO XXXV


    Ritual del entierro


    El nuevo vampiro, debe despedirse de su vida en el mundo de los humanos, debe ser enterrado y pasar por su velorio y entierro, cuando los humanos lo hayan despedido, podra salir por sus propios medios de la tumba que lo encierra y empezar su nueva vida como ser de la noche.


    Gilgam vino a verme justo después que Raven salió de la habitación, traía en la mano una flor blanca y me la dio.

    - Una flor para la mujer mas hermosa - dijo.

    Sonreí, en todo mi caos Gilgam era quien traía sonrisas a mi vida.

    Sentimientos humanos, no me habia percatado, los demas eran casi unas estatuas vivientes, sus movimientos eran o muy lentos o muy rápidos, pese a querer vivir como una no muerta, vivía bajo los preceptos, reglas y estilo de vida de los humanos, no era capaz de salir y acechar mi presa, en todos mis meses como no muerta, no habia salido ni una sola vez a cazar, me alimentaba de mis esclavos procurando no asesinarlos, con el tiempo no necesitaba tanta sangre ni tantos esclavos por noche, su sangre eran tan suave, dulce, cuando bebo la sangre de uno de mis esclavos puedo sentir como el corazón se les acelera, incluso llegan a excitarse mientras yo me alimento de ellos, se entregan voluntariamente, pero, ¿como sería beber la sangre de alguien que no desea ser mordido? Quizá sea mas placentero, saber que podría morir esa noche, el sólo pensarlo hacia que mi garganta se secara.

    - Y Gaia me dijo que estabas aquí, así que vine a buscarte... y, ¿cómo te fue hoy? Dama Oscura...

    - ¿Que?

    No había escuchado nada de lo que me dijo por haber estado inmersa en mis pensamientos, es que no podía dejar de pensar en mi situación.

    - ¿Te encuentras bien? - volvió a preguntar.

    - No - dije, dándole el libro que acababa de leer.

    - Yo no sé leer - dijo.

    - No importa, es una minucia - sonreí - tonterías de mujeres, mis problemas no son tan importantes.

    - Hablas como mi padre - dijo - el solia decir...

    Puede que en realidad éste juicio no sea lo que estoy pensando, sino que a la fuerza desean hacerme el ritual del entierro, pero, si no lograba salir, puede que quede atrapada en la arena son tres metros y no pueda salir hasta q ue me dé el sol y me queme.

    - ¿Tu papá solía decir algo así?

    - Casi no viví con él - dije - mi papá murió cuando yo era una niña.

    - Lo habrás extrañado mucho.

    - Si, algo - respondí.

    Gilgam se acercó a mí y me abrazó.

    - No te preocupes, yo no me iré.

    Salimos de la habitación, en el salón me encontré con Raven y Ladyblue conversando, nos acercamos a ella.

    - Tu prima llegó al pueblo - dijo Raven sin dejar que yo hable primero.

    - Esas son buenas noticias - dije sonriendo.

    - Eso no es todo - dijo Ladyblue - es que ella y su esposo...

    Uno de los soldados entró corriendo al castillo.

    - Están aquí - gritó - la caravana de los principes, son tres carruajes y muchos sirvientes humanos.

    Me limpié el vestido, ordené que todos los miembros de la casa se paren al frente del castillo a esperar a los principes.

    Los carruajes llegaron al castillo, los hombres que lo escoltaban se pararon detrás, un lazarillo abrió los carruajes y ayudo a bajar a seis personas, reconocí a mi prima al instante, su esposo se paró frente a mí, hice una reverencia en silencio, mi prima se acercó. Me miró, sonrió.

    - ¡Prima adorada! - dijo con su irremedisble voz cantarina y aguda - ¡La inmortalidad te sienta tan bien! - me abrazó, me dio un beso en cada mejilla - vinimos a poner orden en tu castillo, porque supimos que hay problemas.

    Entonces me di cuenta, conocí a mi prima Dolores cuando tenia once años, ella era un tanto mas alta que yo, desde entonces su apariencia no habia cambiado, hasta ahora, yo habia crecido y mi cuerpo cambiado, pero ella era un vampiro desde hace mucho tiempo, yo no me habia enterado pero ahora todo encajaba, sus ausencias largas durante el día, con sus sirvientes diciendo que estaba muy ocupada atendiendo sus responsabilidades, verla unicamente desde que se ocultaba el sol, su necesidad de nunca tocarme, y utilizar guantes y maquillaje, siempre... yo era una tonta ingenua, no me había dado cuenta.

    Se acercaron a nosotros dos hombres y dos mujeres, el Duque Augusto Sant y su esposa Miriam, y el Marqués Claudio Bruons y su esposa Catalina.

    - Tenemos mucho de que hablar - dijo mi prima.

    Encargué a Raven que se ocupe de nuestros invitados, los sirvientes fueron a la barraca y los animales al establo mi prima y yo nos fuimos a la biblioteca y ella cerró la puerta.

    - ¿Desde cuando? - dije molesta.

    - Ya van a ser cien años, prima.

    - ¿Siempre fuiste princesa?

    - Oh, claro que no, este es un cargo que solo nos ocupa entre diez a veinte años, según la edad biológica del vampiro, se traspasa el cargo a otro para que los humanos, no sospechen, mi periodo casi termina.

    - ¿Eres parte de mi família?

    - Pero claro que sí - sonrió - soy tu tia, tatara, tatara, tatara, abuela.

    - Esto no puede estar pasando - me frote la frente.

    - Tengo mucho que explicarte - dijo.

    - Si explícame, porque yo no me esperaba esto.

    - Podría empezar por el inicio.


    Dama Oscura

    CAPÍTULO XXXIV


    Miré a Gilgam desconcertada, no por habérmelo pedido nuevamente, sino porque en las dos ocasiones, lo hizo en momentos realmente imprudentes.

    - Atrevido - dijo Raven.

    - Acepto - responde

    - No puedes - dijo Raven.

    - Claro que puedo, organizaremos la formalización en cuanto conseguiremos mi prima y su marido y una semana después de nuestra casaremos.

    - Haz perdido la cabeza.

    - Soy la condesa de la noche, no se con las intensiones llega mi prima, aunque nos llevamos muy bien no conozco a su esposo y si es un hombre que no tiene buenas intenciones, yo perderé mi título, posición y propiedades ... Si permanezco soltera.

    Gilgam me puso el anillo y no volvio a mirarme.

    - Un matrimonio no es broma - dijo Tcatalunyat.

    - Mis padres se casaron sin conocerse - dije - si Gilgam esta enamorado de mi y yo de él, seguro que seremos felices.

    - Si deseas tanto casarse - interrumpió Nocturnal - Tcatalunyat y yo, somos mejor opción.

    - Si uno de ustedes quiere casarse conmigo - responder - Este anillo - levantando la mano - me lo habrían puesto uno de ustedes dos.

    - Estas tomando decisiones en momentos de desesperación - dijo Tcatalunyat - mejor piénsalo un poco.

    - Lo pensé - cruzó los brazos y miré al techo, puse las manos en mi cintura - ya lo pensé - dije - me casaré con Gilgam y si alguno de ustedes no está de acuerdo, debo saber que no me interesa, tengo demasiados problemas desde que Beltrán puso los ojos sobre mi tierra, porque sí, mis tierras colindan con las suyas y sí se deshace de mi, podría tomar posesión de ellas, debo cuidar de mí misma, y sí acabó la discusión.

    Me fuí a mi habitación, ya habías instalado las cosas de Gilgam ahi, habías puesto la cama y reubicado las cosas, mi ataúd fue sacado.

    - Gaia ven - grité.

    Gaia entro a mi habitación.

    - Ayudame con el vestido - dije.

    Gaia desato mi vestido, quedándome con la camisón y mis calzones, me subí a la cama, me dormí.

    Cuando abrí los ojos Gilgam estaba sentado en una silla mirándome dormir.

    - No hagas eso - dije sentandome en la cama - no me gusta que me miren dormir.

    - No tenías que hacer lo que hiciste en el salón.

    - Lo lamento - murmuré.

    - Se que estás desesperada.

    - Cada vez siento más miedo de lo que me espera.

    - Yo te protege - me abrazó.

    En mi vida alguien me había mimado, engreído y hecho tanto como Gilgam, estar con él era un sueño ...

    Me levanté de la cama, llame a Gaia y me ayudó a vestir.

    Le escribí una carta a mi prima cuando estaba feliz de recibirla.

    Después de enviarla, Raven vino a conversar conmigo.

    - Habrán, demasiados humanos en la casa - dijo.

    - No veo el problema - responde.

    - Por eso estas un punto de ser expuesta al sol, nunca ves problema a nada, eres irresponsable, imprudente y tomas las cosas muy a la ligera. Ahora mismo te revuelcas con un hombre que no es tu esposo.

    - No oses hablar de Gilgam.

    - Eres la cotilla en el castillo, y muy pronto el chisme se cometó en el pueblo, si esto llega a oídos de Beltrán.

    - Beltrán es solo un pulguero con sed de venganza.

    - Un pulgo que recibe la confianza del rey por el período que el Duque Trivie este de viaje con su nueva esposa, hasta que vuelvan mi hermana y su esposo, Beltrán puede ejecutarlo en su nombre, en el nombre del Rey.

    - Soy una hidalga, acabar conmigo no es tan fácil.

    - Eres acusada de asesinato, te revuelcas con un hombre que no es tu esposo y albergas a una bruja.

    - Aceptar las dos primeras acusaciones, no tienes pruebas de la tercera acusacion.

    - Dama Oscura, por favor, pelo rojo, hasta los humanos lo saben.

    - Me estas produciendo un terrible dolor de cabeza - murmuré.

    - Antes me tocabas y pedías consejo, reflexionabas sobre tus actos.

    - Antes no me ocultabas cosas - grité.

    - ¡Yo no te oculto cosas!

    - Mago Oscuro, Nocturno, la tierra de casa, eras esposa de Mago Oscuro.

    - No ... - tartamudeo - ¿como sabes estas cosas?

    - Me subestima, Raven, creíste que podrías manipularme a tu antojo.

    - Estas malinterpretando las cosas.

    - Si crees que dejaré el libro que me quede para que pueda adueñarme de mis bienes, estás muy equivocada.

    - Por favor, no necesitamos bienes.

    - Tampoco necesitamos hipocresía - responí.

    - No entiendo cual es tu problema, si quieres ser la comidilla de la casa por andar por ahí fornicando con Gilgam, es asunto tuyo, yo no te lo reclamo.

    - ¡Estamos muertos! - grité - el corazón - apunté mi pecho - ese golpeteo en mi cuerpo, dejó de recibir hace muchos meses, mas de un año.

    - No querida - dijo - yo estoy muerta, Nocturnal esta muerto, Tcatalunyat esta muerto, hemos pasado por el ritual de entierro y nosotros levantamos el mundo de los infiernos y todos los que estamos queriendo estamos muertos.

    - Ya veo a donde va todo esto.

    - No, claro que no lo entiendes, porque si lo entendieras sabrías que los vampiros no nos conocemos por las reglas, nuestras reglas, nuestras jerarquías y nuestra sociedad.

    - Deseo estar sola.

    - Tienes sentimientos humanos, porque no haz pasado el ritual de entierro.

    - ¡Que te vayas! - Grité.

    - Aquí te dejo con tus pensamientos, Dama Oscura.

    Raven salió de la biblioteca, me puse a revisar los libros.


    RITUAL DEL ENTIERRO


    Todo el mundo debe ser enterrado en una tumba tres metros bajo tierra para esperar su despertar, este ritual debe hacerlo los seres humanos cercanos al nuevo vampiro para que todos sus amigos, conocidos y familiares se diviertan, proximas setenta y dos horas como máximo o el maestro tiene el derecho de abandonar a su crío ...


    Yo no tenía un ritual de entierro, Gilgam y Gaia tampoco tenían un ritual de entierro, seguían viviendo en el mundo de los vivos, para nuestros seres queridos, seguimos vivos.

    Tenia que darle solución al problema lo más pronto posible.


    Dama Oscura